26.3.17

- Los narcisos

    A finales de invierno, desde febrero, cuando aún no reventaron los brotes de los árboles caducifolios, podemos ver en las riberas de nuestros ríos  y otras zonas húmedas unas  flores inconfundibles: los narcisos.

    En Galicia habitan cinco especies de narcisos, fácilmente diferenciables entre si por su aspecto:

- Narciso acampanado, trompeta de medusa (Narcissus bulbocodium):

Gallego: cuco, calzas de cuco.

Inglés: scented narcissus.






Descripción:

    Es una planta vivaz provista de un bulbo subterráneo de 15 - 20 x 10 - 15 mm, de color blanquecino o pardo claro. En primavera emite las hojas - entre dos y cuatro por bulbo-, de hasta 45 cm pero generalmente ronda los 15, de unos 2 mm de anchura, acanaladas y erectas. El único tallo florífero mide algo menos que las hojas y en su extremo tiene una flor de color amarillo claro, espata visible y papirácea dispuesta horizontalmente sobre el suelo. Florece de febrero a mayo. El fruto es una cápsula trilobada.


- Narciso trompón (Narcissus pseudonarcissus):

Gallego: flor de San Xosé



























Descripción:

     El bulbo subterráneo es ovoide y mide más de 2 cm de longitud. Las hojas nacen de cada bulbo -en número de dos a cuatro-, y son tiesas, estrechas y con quillas salientes en su cara inferior.
    Las flores, que se abren desde marzo hasta mayo, son grandes - de 4,5 hasta unos 7 cm de longitud, y con el tubo y la corona de intenso color amarillo.
    El fruto es una cápsula en forma de pera, de sección transversal más o menos circular. Las semillas son muy numerosas, regordetas y negras. Tras la maduración de los frutos se secan todos los órganos aéreos.

Distribución:

   Es un endemismo del norte de la península ibérica. Vive en la mitad occidental de la CAPV, donde alcanza su límite oriental conocido aproximadamente a la altura del monte Gorbea. Se comporta como silicícola, y vive en brezales, orillas de arroyos de montaña y trampales.

Otras especies:

- Narcissus cyclamineus. Sus tépalos son de un intenso color amarillo y están vueltos hacia atrás, separándose de este modo de la corona. Es endémico de Galicia y norte de Portugal, siendo insuficientemente conocida su distribución en nuestro país.

- Narcissus asturiensis. De tamaño pequeño como el N. cyclamineus y su aspecto sigue el patrón típico de un narciso.

- Narcissus triandrus. Tiene un color pálido, mucho más discreto, que se confunde fácilmente con la vegetación circundante. Es una especie endémica de la mitad norte de la Península Ibérica.

    Los narcisos que hay en Galicia están protegidos por las distintas normativas autonómica, estatal y europea. En el Catálogo Galego de Especies Ameazadas figuran en la categoría de vulnerables N. cyclamineus y N. asturiensis, así como la subespecie nobilis de N. pseudonarcissus. Los tres figuran también en el Anexo II de la Directiva Hábitats, acogiendo el Anexo IV a N. triandrus y el Anxo V a N. bulbocodium.

   Entre las amenazas que tienen estas plantas, destacan la pérdida de hábitat derivada de las alteraciones en muchos márgenes fluviales y su recogida y comercio con fines ornamentales. Aunque esta última práctica está prohibida, se sabe con certeza que algunas floristerías recogen gran número de ejemplares en el campo.

   Legalmente, existe mucha variabilidad de regulaciones en las distintas administraciones:
- En Castilla y León, se permite el aprovechamiento regulado de N. pseudonarcissus (en cantidades superiores a los 20 bulbos).
- En Asturias, N. pseudonarcissus y N. minor subsp. asturiensis están catalogadas de Interés Especial.

    Para saber más acerca de esta especie  visita nuestra Aula Virtual:



© Fotografías y textos : M . Rodríguez
Marzo 2.017

0 comentarios:

Publicar un comentario